Archivos Mensuales: marzo 2012

Femme fatale I: NELLIE BLY

Como buena mujer  con un lado muy feminista desarrollado,  me he dado la tarea de que conozcan sobre mujeres que han llevado y hecho grandes cosas  en el mundo, y  además un tributo ya que soy gran admiradora de muchas de ellas, no solo por su inteligencia y valor, si no también  por lo diva rebeldes que fueron.

Ustedes no conocen mucho de mi, pero una de mis pasiones en la vida es viajar y vivir en otros países, siempre conociendo otras culturas y ante todo ver todo lo que pueda en esta vida, espero que el próximo año  logré mi meta de irme a Asia,  pero mientras eso pasa,  quiero hablarles sobre Nellie Bly, que me imagino que muchos de vosotros no saben absolutamente nada de ella.  

Bly fue la primera mujer en dar la vuelta al mundo en 72 días,  en menos tiempo del que Julio Verne lo hizo. La estadounidense  Elizabeth Jane Cochran (1864-1922) mejor conocida como “Pink”  fue la pionera del periodismo encubierto. Julio Verne en persona le dijo en su casa de Francia: “Si consigues dar la vuelta al mundo en 79 días, te aplaudiré con ganas”. ¿79 días? No sabía con quién estaba hablando. Una intrépida periodista norteamericana -rareza de un oficio entonces sólo de hombres- que se había hecho famosa escribiendo en el New York World (de Joseph Pulitzer) con sus reportajes de investigación en primera persona: se hizo pasar por empleada en una fábrica de cajas, por criada de familias ricas y por loca, llegando a estar internada diez días en el manicomio de la isla de Blackwell en Nueva York. Y ahora se disponía a batir el récord del héroe literario de Verne, Phileas Fogg, quien había cruzado el globo en 80 días.

Nellie Bly se presentó ante su editor del World con su idea de viaje global. Pero éste le soltó: “Es imposible para ti hacer un viaje alrededor del mundo. Primero porque eres una mujer y necesitarías protector, y además, aunque pudieras viajar sola, necesitas tanto equipaje que te sería imposible ir rápida…”. Ella respondió: “Muy bien, manda a un hombre, que salga ya… Yo partiré el mismo día y lo escribiré para otro diario…”. Lo consiguió.

El 14 de noviembre de 1889 comenzó Hoboken y terminó en Nueva York el 25 de enero de 1890. Pasó por Londres, Calais, Brindisi, Port Said, Ismailia, Suez, Adén, Colombo, Penang, Singapur, Hong Kong, Yokohama, San Francisco… y vuelta a casa.

A otra cosa que admiró de ella fue sus artículos  cuando estuvo en el manicomio:

Pasó diez días y diez noches en el manicomio de Blackwell: “Experimenté cosas que nunca olvidaré… Cuando me liberaron, dejé el centro con placer y alivio culpables por poder volver a disfrutar del aire puro… por no poder llevarme conmigo a alguna de aquellas desafortunadas que, estoy convencida, estaban tan cuerdas como yo”. Y Bly apunta un detalle especialmente terrible: desde que entró en el centro no simuló locura, no mantuvo su personaje de demente, sino que habló y actuó como lo hacía en su vida real. “Y aunque suene extraño, cuanto más sensatamente hablaba y actuaba, más loca me creían”. “Un, día al pasar por una sala leí en la pared: ‘Mientras hay vida, hay esperanza’. Me sorprendió lo absurdo que allí sonaba. Me hubiera gustado colocar sobre las verjas de entrada al sanatorio esta otra: ‘El que aquí entre, que abandone toda esperanza”. Lo que sucedió luego lo resume ella misma: “Me alegra que como resultado de mi visita al sanatorio… Nueva York destine un millón de dólares adicional cada año para el cuidado de enfermos mentales. Al menos tengo la satisfacción de saber que esos pobres desafortunados estarán mejor cuidados gracias a mi trabajo”.

Llegó a cubrir la convención de 1913 a favor del sufragio femenino y fue la primera corresponsal en la Primera Guerra Mundial informando desde el frente del Este.

Cuando murió, en 1922, el Evening Journal la despidió describiéndola como”the best reporter in América”.

Un universo sin fin. ¿Por qué ser una mujer Dominante?

Cuando hablamos de la Dominación, inmediatamente mi mente  vuela a través del universo de ideas, y se estaciona en una y de repente va para otro lado, así formo un menudo lío de nada. Llevo como media hora tratando de escribir algo  para  todos  los que me leen,  y creo que  no encuentro  un tema en especial. Y no se asusten, lo que pasa es que estoy tan fascinada con todas las posibilidades que descubro cada día, que  organizar mi cabeza va tardar un poco más  de lo que pensaba.

Ayer leía un fragmento de un libro y en especial  se me quedo grabado ¿Porqué convertirte en Ama? y la respuesta fue muy clara : ser Ama es divertido. No pare de leer lo que opinaba esta Ama  porque en definitiva tenía la razón. Solo de pensar en todas las nuevas fantasías, deleites y placeres que te ofrece la Dominación. Me quedo sin habla. ¡ Y pasa de nuevo  un universo sobre mi!

Un mujer que va dar sus primeros pasos en la dominación, tiene que olvidarse  de todo los estereotipos implantados comercialmente o por su pareja (o por  la persona que te haya involucrado).  Tiene  que empezar limpia, sin limitaciones, ni obligaciones, ni preferencias.  Nadie  te va decir que es lo que te va gustar o lo que tienes que hacer.  Es importante  reconocer que hay un mundo de información, gracias al internet y gracias a todas las personas,  que se dan el trabajo de detallar su manera de llevar la Dominación y la sumisión.

Para definir tu estilo y tu manera de llevar  la Dominación vas necesitar de mucho tiempo, práctica y paciencia. Pero en todo el camino, te puedo asegurar que es muy divertido. El ir descubriendo, conociendo y  adaptando esto a tu vida, vale la pena. Y lo mejor de todo, es que aprendes  a ver la vida desde otro ángulo y sabes ¿cuál es? desde tu propia perspectiva y desde tus propias necesidades. 

Ser Mujer es un conjunto de asombrosas cualidades que damos por olvidadas, ya sea por nuestra cultura, creencias o conductas, en general nuestro mundo nos hace olvidar que esos pequeños detalles  son grandes virtudes. La Dominación en este caso,  me ha ayudado a descubrir en mi, muchas de esas cualidades olvidadas. Y yo se que ese poder, nos pasa a todas las mujeres que encontramos la Dominación como un estilo de vida. 

Una mujer Dominante debe aprender a vivir de una manera saludable. Para tener control de las situaciones, para tener el poder y para  ayudar  a tu  sumiso (os), necesitas estar  bien contigo misma, tener esa seguridad y confianza  que una Ama aporta al dominar.

Hay un universo sin fin, y en él puedes hacer lo que desees, te invito a que lo descubras, que te encuentres en él y vueles como yo, que me pasa muy seguido. Y si no es en Femdom, no te preocupes… lo importante es que descubras  tu manera de ser feliz y de complacerte. 

Mi primer experiencia como ama.

Aún recuerdo lo nerviosa que estaba, incluso fui a comprar algunas cosas : un collar y correa de perro,  una pala de madera, cuerdas, pinzas, etc. Una de las razones por que estaba muy confiada es que él era novato, entonces  no podía compararme con otra Ama,  y eso me hacía sentir un poco más relajada,  otra cosa es que llevaba dos semanas leyendo, viendo películas y vídeos, y mis ansías eran muchas. Y la verdad, se que hice mal, pero tome una copa de vino antes de que él llegará, ese fin de semana mi compañera de piso se había ido de viaje. Entonces tenía todo el fin por delante. Quedamos un sábado, alas 3 de la tarde, la verdad no intercambiamos muchos correos,  me deje llevar por la atracción en su foto, en mi último correo intercambiamos móviles, le di mi dirección, le dije que cuando llegará al edificio, me hablará. Y lo confieso, con tanta emoción no medite en mi seguridad, que tal si era un loco,  que se yo, pero tengo un ángel de la guardia bastante grande y la verdad es que en cuanto llego y me hablo, le oí muy nervioso, le pedí que desde que llegará me tratará de Ama.

Yo llevaba puesto, un mini vestido negro, con  medias y tacones negros, la verdad me veía divina. Cuando llego, era el chico de la foto, lo esperaba un poco más alto, porque me encantan los hombres muy altos, a pesar de que yo soy muy pequeña. – Pasa por aquí- le dije yo. Lo guíe hasta el salón. Se perfectamente que cuando me vio se tranquilizó mucho, me dijo – Estas más bonita que en la foto- (claro en la foto no había visto mi rostro). En cuanto llegue al salón, me senté en el sofá,  le pedí que se colocará adelante de mi, -Quiero que te quites  primero tu pantalón, lo dobles. Todo muy suavemente. Después la camisa,  y así consecutivamente hasta quedes desnudo, hazlo lento, por que quiero ver y recordar este momento. -Si Ama.- También te voy a pedir que no me llames Ama, quiero que me llames Bella. -Si, bella.

Así fue poco a poco  desnudándose,  tenía un cuerpo muy guapo, todos los  músculos marcados,  tenía el abdomen marcado,  no tenía ni cinco minutos conmigo, y el pene lo tenía duro. Cuando termino.-Bella, esta todo doblado y acomodado.- Veo que te encuentras muy bien en mi compañía- comente.

-Si Bella, es usted muy hermosa. Lo primero que se me vino en mente, fue tomar la pala de madera -Toca con tus manos el suelo, te quedas en esa postura para que yo pueda ver tu culito. Empece a tocarle el trasero,  todo duro, algo velludo,  y comencé con la pala a darle, en sus nalguitas. Así hasta que vi que ya se ponían rojas. 

-Ponte de pie,- estaba delante de él,   yo seguía sorprendida que en ningún instante,  su polla se hiciera pequeña, me acerque a su oído -Te gusto qué te dejará tus nalguitas rojitas?- Si, Bella, me encanto. Me excito mucho.

-Creo que  te has portado muy bien hasta ahora y te mereces una ducha.- Pero duché antes de venir-dice él.

-Perdón?,  creo que no entendiste. No era una pregunta, era una orden.-Si, Bella.

Lo guíe hasta el baño. Le preparé el agua.-Entra, y no quiero escuchar lloriqueos. El agua estaba muy fría. -Que tal está?- Muy fria, Bella. -Bien,  ahora mientras te veo como te enjabonas, quiero ver si es cierto que tienes tanto deseo por mi. –

Tomé su pene en mi mano, y empece a masturbarlo. Increíble pero insistía en seguir dura. Muy adentro de mi,  estaba súper excitada. Cuando terminó de enjabonarse. Le dije que cerrará la llave. y que se secará. Lo esperaría en la salón, ya limpio.

Estando en el salón, tome un cordón y ate sus testículos, como había visto en un vídeo, ( su pene seguía erecto).- Espero que así, descanse un poco tu erección – Y me reí. De rodillas- ordené.

-Te gustan los tacones que me he puesto para ti.- Sí, bella. Están muy bonitos. -Qué esperas, empieza a besarlos, quiero ver como le demuestras cariño. 

Cuando lo vi a mis pies, besándome mis tacones como loco,  y queriendo usar su lengua  para tocar mi pie. Me quede impresionada,  el ver su rostro,  como lo hacía, me estremecí. Y no se de donde salió -Detente, quiero que te recuestes en el piso. viendo hacía el techo. – SÍ, Bella.

Empece por  dar pasos a su alrededor, -Une tus manos.- Utilice una cuerda para atar sus manos. Después seguí con sus pies. Cuando terminé. empece a tocarle suavemente todo su cuerpo, empece a masturbarle por un momento. No continué, porque escuche  algunos suaves gemidos, me puse de pie, y coloque mi tacón en su boca, y le dije que chupará, quería imaginar como chuparía la polla de un hombre. Y jugaba a sacarlo  de su boca. y él trataba de alcanzarlo. Así estuvimos un rato, hasta que  lo desaté y le dije que se pusiera de rodillas.  Le pedí que me quitará el tacón, y empezó adorarme mi pie, con besos suaves. Recuerdo y me excita pensar en su rostro.

Después de un rato de adorar mis pies, de jugar con mis pies en su pene. – Dame la correa y el collar. Los tomo de la mesa,  le puse el collar. y le dije que ladrará como un lindo cachorro. Cuando lo hizo,  tomé la correa y empece a pasearlo por el piso hasta la habitación. En la habitación le pedí que subiera ala cama y se pusiera en cuatro patas. Tomé la pala  y mientras estiraba la correa, le di spanking en sus nalgas duras, para verlas de nuevo rojas, esta vez, no tuve consideración, y le dolió.  Vi que estaba muy dilatado su culo.  Tomé de mi cajón, mi vibrador, en forma de balita, lo pasaba por la entrada. Después tome mis bragas y  se las puse en la boca, mientras también ataba su boca. Tomé mi otro vibrador  de dos cabezas, se lo enseñe. y empece a chuparlo enfrente de él.  Cuando llegue a su culo, la bala se había perdido dentro. Logré sacarla con cuidado, mientas le decía que moviera su culito como putita. Puse lubricante y empece a penetrar. estuve un buen rato jugando. Hasta que logre  penetrarlo todo y lo deje ahí. Me puse enfrente de él. 

Él tenía los ojos cerrados, su rostro lleno de placer, me acerque a su oído, -Como disfrutas. Abrió los ojos, me miró  como tratando de decirme lo agradecido que estaba. -Sí lo se, se que  estas  en el éxtasis-  saque las bragas de su boca. también desate  el cordón que lo sostenía. Me tumbe en la cama. lo llamé con la correa- Empieza a llevarme a mi al mismo éxtasis en el que te encuentras.- Si, Bella, pero por favor, tomé el vibrador, ya no puedo más.- Me estas dando una orden?- No, bella.. solo no quiero defraudarla.- Mientras gemía y controlaba su respiración. -Estoy esperando,  lo hacía como desesperado con mucha baba. Que fraude. detente. 

Me levanté, tome la pala, empece a darle duro, después tome un cinturón y le di en la misma área que tenía enrojecida,   tome el vibrador, lo saque. y se lo dí a lamer.-Ponlo en tu boca limpialo muy bien, dejas el condón en tu boca. como un regalo mío.  Tome el vibrador, le coloque otro condón. Le dije que se pusiera en el suelo.  y me puse a jugar yo sola con mi vibrador. Cuando   iba alcanzar el orgasmo me detuve.  y le dije que empezara a lamer mi dedos de los pies. y continué hasta terminar. Pero la verdad  me sentía muy enojada, y no me sentía satisfecha.

Lo até a la cama. Le  bende los ojos, la boca, volví a colocar el vibrador en su ano. y lo deje un momento mientras fui al baño, cuando regrese guarde silencia mas tiempo, y observaba como crecía su placer. En silencio,  tome el lubricante y empece a masturbarlo,  por su respiración me di cuenta, que quería terminar y me detuve.

Le  quite la mordaza – Como estas?- Muy bien, bella. – Bueno no tengo mucho tiempo, y no quiero que te vayas, sin provocarme un orgasmo. Te voy a dar otra oportunidad, si lo haces mal. Solo te diré que te marches de mi casa. Entendiste?- Si, bella.

Me sente sobre su cara.Y ahora  lo hacía bastante suave, con más delicadeza. Cuando me canse de esa posición. le desate las muñecas y los tobillos. Me recosté en cama. y empezamos de nuevo. Estuvimos un buen rato ahi, hasta que logre mi  segundo y tercer orgasmo. Lo bañe con mis líquidos. Después de relajarme. Le pedí un masaje en los pies. le pedí que se pusiera en cuatro, le deje su culito otra vez rojito. He hice que se pusiera su ropa.   Y lo despedí. No deje que se lavará , ni  despedirse. Le cerré la puerta en su cara.

Ahora.  Al cerrar la puerta. no podía creer que había pasado. Que le había hecho al pobre chico. Y lo que me pareció fascinante, fue ver lo segura que me sentí al hacerlo, a parte la emoción que traía por todo lo que hizo el chico. Sin conocerme me dio tanto, que no lo podía creer  y además nunca mencionó la palabra clave. Fue un buen sumiso. Deje que pasará una hora, y le hable a su móvil y le pregunte  como se sentía y como estaba. Y me dijo que fue la experiencia más excitante de su vida y que si yo podía ser su ama. Y le dije que ya le escribiría. Nunca lo hice. Pero si alguna vez  supiera de lo que  él me dio a mi ese día. Yo le daría las gracias.

Zoé