Mi primer experiencia como ama.

Aún recuerdo lo nerviosa que estaba, incluso fui a comprar algunas cosas : un collar y correa de perro,  una pala de madera, cuerdas, pinzas, etc. Una de las razones por que estaba muy confiada es que él era novato, entonces  no podía compararme con otra Ama,  y eso me hacía sentir un poco más relajada,  otra cosa es que llevaba dos semanas leyendo, viendo películas y vídeos, y mis ansías eran muchas. Y la verdad, se que hice mal, pero tome una copa de vino antes de que él llegará, ese fin de semana mi compañera de piso se había ido de viaje. Entonces tenía todo el fin por delante. Quedamos un sábado, alas 3 de la tarde, la verdad no intercambiamos muchos correos,  me deje llevar por la atracción en su foto, en mi último correo intercambiamos móviles, le di mi dirección, le dije que cuando llegará al edificio, me hablará. Y lo confieso, con tanta emoción no medite en mi seguridad, que tal si era un loco,  que se yo, pero tengo un ángel de la guardia bastante grande y la verdad es que en cuanto llego y me hablo, le oí muy nervioso, le pedí que desde que llegará me tratará de Ama.

Yo llevaba puesto, un mini vestido negro, con  medias y tacones negros, la verdad me veía divina. Cuando llego, era el chico de la foto, lo esperaba un poco más alto, porque me encantan los hombres muy altos, a pesar de que yo soy muy pequeña. – Pasa por aquí- le dije yo. Lo guíe hasta el salón. Se perfectamente que cuando me vio se tranquilizó mucho, me dijo – Estas más bonita que en la foto- (claro en la foto no había visto mi rostro). En cuanto llegue al salón, me senté en el sofá,  le pedí que se colocará adelante de mi, -Quiero que te quites  primero tu pantalón, lo dobles. Todo muy suavemente. Después la camisa,  y así consecutivamente hasta quedes desnudo, hazlo lento, por que quiero ver y recordar este momento. -Si Ama.- También te voy a pedir que no me llames Ama, quiero que me llames Bella. -Si, bella.

Así fue poco a poco  desnudándose,  tenía un cuerpo muy guapo, todos los  músculos marcados,  tenía el abdomen marcado,  no tenía ni cinco minutos conmigo, y el pene lo tenía duro. Cuando termino.-Bella, esta todo doblado y acomodado.- Veo que te encuentras muy bien en mi compañía- comente.

-Si Bella, es usted muy hermosa. Lo primero que se me vino en mente, fue tomar la pala de madera -Toca con tus manos el suelo, te quedas en esa postura para que yo pueda ver tu culito. Empece a tocarle el trasero,  todo duro, algo velludo,  y comencé con la pala a darle, en sus nalguitas. Así hasta que vi que ya se ponían rojas. 

-Ponte de pie,- estaba delante de él,   yo seguía sorprendida que en ningún instante,  su polla se hiciera pequeña, me acerque a su oído -Te gusto qué te dejará tus nalguitas rojitas?- Si, Bella, me encanto. Me excito mucho.

-Creo que  te has portado muy bien hasta ahora y te mereces una ducha.- Pero duché antes de venir-dice él.

-Perdón?,  creo que no entendiste. No era una pregunta, era una orden.-Si, Bella.

Lo guíe hasta el baño. Le preparé el agua.-Entra, y no quiero escuchar lloriqueos. El agua estaba muy fría. -Que tal está?- Muy fria, Bella. -Bien,  ahora mientras te veo como te enjabonas, quiero ver si es cierto que tienes tanto deseo por mi. –

Tomé su pene en mi mano, y empece a masturbarlo. Increíble pero insistía en seguir dura. Muy adentro de mi,  estaba súper excitada. Cuando terminó de enjabonarse. Le dije que cerrará la llave. y que se secará. Lo esperaría en la salón, ya limpio.

Estando en el salón, tome un cordón y ate sus testículos, como había visto en un vídeo, ( su pene seguía erecto).- Espero que así, descanse un poco tu erección – Y me reí. De rodillas- ordené.

-Te gustan los tacones que me he puesto para ti.- Sí, bella. Están muy bonitos. -Qué esperas, empieza a besarlos, quiero ver como le demuestras cariño. 

Cuando lo vi a mis pies, besándome mis tacones como loco,  y queriendo usar su lengua  para tocar mi pie. Me quede impresionada,  el ver su rostro,  como lo hacía, me estremecí. Y no se de donde salió -Detente, quiero que te recuestes en el piso. viendo hacía el techo. – SÍ, Bella.

Empece por  dar pasos a su alrededor, -Une tus manos.- Utilice una cuerda para atar sus manos. Después seguí con sus pies. Cuando terminé. empece a tocarle suavemente todo su cuerpo, empece a masturbarle por un momento. No continué, porque escuche  algunos suaves gemidos, me puse de pie, y coloque mi tacón en su boca, y le dije que chupará, quería imaginar como chuparía la polla de un hombre. Y jugaba a sacarlo  de su boca. y él trataba de alcanzarlo. Así estuvimos un rato, hasta que  lo desaté y le dije que se pusiera de rodillas.  Le pedí que me quitará el tacón, y empezó adorarme mi pie, con besos suaves. Recuerdo y me excita pensar en su rostro.

Después de un rato de adorar mis pies, de jugar con mis pies en su pene. – Dame la correa y el collar. Los tomo de la mesa,  le puse el collar. y le dije que ladrará como un lindo cachorro. Cuando lo hizo,  tomé la correa y empece a pasearlo por el piso hasta la habitación. En la habitación le pedí que subiera ala cama y se pusiera en cuatro patas. Tomé la pala  y mientras estiraba la correa, le di spanking en sus nalgas duras, para verlas de nuevo rojas, esta vez, no tuve consideración, y le dolió.  Vi que estaba muy dilatado su culo.  Tomé de mi cajón, mi vibrador, en forma de balita, lo pasaba por la entrada. Después tome mis bragas y  se las puse en la boca, mientras también ataba su boca. Tomé mi otro vibrador  de dos cabezas, se lo enseñe. y empece a chuparlo enfrente de él.  Cuando llegue a su culo, la bala se había perdido dentro. Logré sacarla con cuidado, mientas le decía que moviera su culito como putita. Puse lubricante y empece a penetrar. estuve un buen rato jugando. Hasta que logre  penetrarlo todo y lo deje ahí. Me puse enfrente de él. 

Él tenía los ojos cerrados, su rostro lleno de placer, me acerque a su oído, -Como disfrutas. Abrió los ojos, me miró  como tratando de decirme lo agradecido que estaba. -Sí lo se, se que  estas  en el éxtasis-  saque las bragas de su boca. también desate  el cordón que lo sostenía. Me tumbe en la cama. lo llamé con la correa- Empieza a llevarme a mi al mismo éxtasis en el que te encuentras.- Si, Bella, pero por favor, tomé el vibrador, ya no puedo más.- Me estas dando una orden?- No, bella.. solo no quiero defraudarla.- Mientras gemía y controlaba su respiración. -Estoy esperando,  lo hacía como desesperado con mucha baba. Que fraude. detente. 

Me levanté, tome la pala, empece a darle duro, después tome un cinturón y le di en la misma área que tenía enrojecida,   tome el vibrador, lo saque. y se lo dí a lamer.-Ponlo en tu boca limpialo muy bien, dejas el condón en tu boca. como un regalo mío.  Tome el vibrador, le coloque otro condón. Le dije que se pusiera en el suelo.  y me puse a jugar yo sola con mi vibrador. Cuando   iba alcanzar el orgasmo me detuve.  y le dije que empezara a lamer mi dedos de los pies. y continué hasta terminar. Pero la verdad  me sentía muy enojada, y no me sentía satisfecha.

Lo até a la cama. Le  bende los ojos, la boca, volví a colocar el vibrador en su ano. y lo deje un momento mientras fui al baño, cuando regrese guarde silencia mas tiempo, y observaba como crecía su placer. En silencio,  tome el lubricante y empece a masturbarlo,  por su respiración me di cuenta, que quería terminar y me detuve.

Le  quite la mordaza – Como estas?- Muy bien, bella. – Bueno no tengo mucho tiempo, y no quiero que te vayas, sin provocarme un orgasmo. Te voy a dar otra oportunidad, si lo haces mal. Solo te diré que te marches de mi casa. Entendiste?- Si, bella.

Me sente sobre su cara.Y ahora  lo hacía bastante suave, con más delicadeza. Cuando me canse de esa posición. le desate las muñecas y los tobillos. Me recosté en cama. y empezamos de nuevo. Estuvimos un buen rato ahi, hasta que logre mi  segundo y tercer orgasmo. Lo bañe con mis líquidos. Después de relajarme. Le pedí un masaje en los pies. le pedí que se pusiera en cuatro, le deje su culito otra vez rojito. He hice que se pusiera su ropa.   Y lo despedí. No deje que se lavará , ni  despedirse. Le cerré la puerta en su cara.

Ahora.  Al cerrar la puerta. no podía creer que había pasado. Que le había hecho al pobre chico. Y lo que me pareció fascinante, fue ver lo segura que me sentí al hacerlo, a parte la emoción que traía por todo lo que hizo el chico. Sin conocerme me dio tanto, que no lo podía creer  y además nunca mencionó la palabra clave. Fue un buen sumiso. Deje que pasará una hora, y le hable a su móvil y le pregunte  como se sentía y como estaba. Y me dijo que fue la experiencia más excitante de su vida y que si yo podía ser su ama. Y le dije que ya le escribiría. Nunca lo hice. Pero si alguna vez  supiera de lo que  él me dio a mi ese día. Yo le daría las gracias.

Zoé

Anuncios

5 pensamientos en “Mi primer experiencia como ama.

  1. juan dice:

    Uau…qué primera experiencia y que suerte para él…

  2. Adrian dice:

    Encontre tu perfil en la pagina de Tubdsm, vi el blog y senti curiosidad, y bien que hice 🙂

    Me encanto tu relato y como llevaste el tempo, ojala mi primera vez como sumiso sea tan intensa y agradable como la que tu le proporcionaste

  3. gluky dice:

    Precioso relato… dulce. Bella y dulce…

    gluky.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: