Archivo de la categoría: Para sumisos

Adoración de Tacones

Por que ustedes lo han pedido, esta sección hablaremos sobre técnicas,  ideas y  aclararé  con detalle ya que hay mucha gente que nos sigue  y no tiene mucha experiencia en las técnicas. 

Hay unos puntos que debo aclarar antes de empezar.

* Es importante que todas las prácticas y técnicas las realicen a ustedes mismos,  claro con demasiado control y cuidado.  Hay cosas  que  mencionaré y diré que no lo puedes hacer solo,  pero hay otras que  tú también  tienes que conocer  sobre tu cuerpo,  para que entiendas a la perfección la dinámica, inclusive si eres Mujer Dominante principiante,  como pretendes exigir  lo mejor, si tu no sabes tampoco hacerlo. Entonces, los invito a que muchas de las técnicas que yo indicaré   y que ha ustedes les gusten, pues  las practiquen. Por favor nunca arriesguen su seguridad o la de otra persona y siempre comiencen lenta y cuidadosamente.

Adoración de Pies, Tacones o Botas.

Es una de las prácticas más seguras y bonitas.  Claro,  se necesita  de mucha limpieza.

Los tacones y las botas  con tacón, es un símbolo de sensualidad en el pie de la mujer, hay mujeres fetichistas de tacones y de botas, sin  tener que estar en este mundillo. La dinámica de una mujer con sus tacones, es muy especial,  al menos yo no me enamoró de cualquier  tacón y creo que toda chica te dirá lo mismo. Hay un enamoramiento, es tan grande que a pesar que las primeras veces sufres con esos tacones, aún así  lo usas para todo,  hasta que ellos se acoplan a ti,  porque no todos lo hacen,  hay unos que de plano por muy bellos que sean,  no puedes con ellos; y se quedan al fondo del armario.  Yo  no realizo a una chica femenina sin tacones: la silueta, el porte  y los movimientos de una mujer se engrandecen al ponerte sobre ellos.

Incluso yo bailando sin tacones, no me siento completa. Muchos de mis pasos favoritos no puedo lograrlos sin tacón. 

Y francamente a que mujer no le gusta,  que todos los hombres, la vean cuando lleva el taconazo, porque incluso el sonido de los tacones, es claramente único. Ahora que lo recuerdo, me encanta cuando los hombres se quedan  viendo cuando me cambios los zapatos a tacones. Es como un momento único.

Domfem. te ofrece una rica variedad  de retomar tu feminidad, entiendo que cuando somos solteras, lo que menos pensamos es en lencería, tacones, vestidos o   vernos bellas,  pero porque habría que esperar que llegará un hombre para que eso cambiará. El que te veas estupenda y te sientas bonita, no depende de ellos,  depende de ti, es algo que debes trabajar constantemente.  Yo soy fiel creyente que ninguna mujer es fea, creo también que  el ser sensual debe nacer de ti, de tu seguridad y comodidad con tu cuerpo y con tu ser.

Los tacones son una parte elemental para una mujer Dominante,  y no porque le guste a ellos,  si no porque  te hacen lucir mejor, te hacen sentir sexy. Y si no sabes andar en tacones, que esperas! Siempre  hay  tiempo  para ir, encontrar ese par y enamorarte de ellos. Con todo esto,  las botas para mi van incluidos en los tacones.  Aunque,  si hay una pequeña diferencia. La bota que abarca gran parte de la pierna,  y que es como una segunda piel, no solo te hace lucir mejor, si no que tiene ese don de hacerte sentir mas poderosa, con más equilibrio y con ganas de caminar  muy segura y elegante.

Ahora, ya que  te encuentres cómoda con tu elección de tacones o  botas,  es paso para enseñarle a tu sumiso a adorarlos de  la misma manera que tú lo haces, claro, que los cariñitos le corresponde a él, como buen sumiso.

Me gusta que mi sumiso, tenga limpios y organizados mis tacones.  Inclusive si no tengo sumiso, los tacones hay que cuidarlos mucho.  Y si tienes sumiso, es su labor  que él tenga todos tus tacones o botas limpias, desinfectadas y ordenadas. 

Usualmente ellos adquieren algún favorito,  tienes que enseñarle, que todos  tus tacones son iguales y merecen las mismas intenciones para todos,  tiene que ser algo sagrado,  y muy importante que como sumiso, tienes que aprender a darte cuenta, los gustos de tu  Ama,  no tus gustos. ( suelen ser muy putones).

 La mejor técnica para enseñarlos adorar tu tacones, es inmovilizarlo. Enseñarle  y hablarle  sobre las cualidades de ese tacón  en particular,  dejar que lo vea de lejos, que no pueda tocarlo, pero si que lo desee,  una vez que veamos, sus ansías , acércalo y pídele que lo bese,  sin babas,   y así que vaya besando todo el tacón. En el punto que lo veas entusiasmado, es momento de cortar.  Por que luego se vuelan. 

Las primeras veces, tiene que ser lentamente. Y prefiero que  solo los toquen  con besos, no me gusta que los laman, porque aún no se lo merecen. Eso es algo muy intimo. Qué cuando tu sumiso entienda la verdadera acción de adorar,   existirá la posibilidad de hacer más juegos con el tacón. 

Ahora si tu no adoras tus tacones, como esperas que él lo haga, a mi eso de chupar sin sentido, y que no sepan realmente de que va este ritual, me abruma. 

Un tacón debe ser tratado como una extensión de tu cuerpo, a mi no me gusta  que me muerdan,  o baboseen toda, si a ti te gusta, pues lo respeto y puedes hacer con tu tacón lo que  a ti te gusta,  eso depende  de tus gustos. Pero yo hablo de los míos.  Como extensión de tu cuerpo, debes de incluir  rituales,  para que el entienda la importancia. 

Los rituales   pueden variar,  como te comente, desde la limpieza hasta que te acompañe, cuando compres unos nuevos y dejar que él escoja los que crea que son adecuados,  haber si en verdad te entiende. 

Lo importante es que el entienda, que  tu tacones,no son cualquier fetiche y que en ningún momento lo haces por él, si no que se de cuenta, que es parte de tu esencia Dominante y tu naturaleza como mujer.

Y recuerda, los tacones o botas deben ser de tu estilo. No pretendas ser alguien que no  eres. Eso se ve tan mal.


Sigo en otro post, con los pies…. besos

Zoé.

Anuncios

Qué queremos las Mujeres Dominantes?

Estos días he estado muy ocupada,  un poco desconectada  pero  tratando de resolver en mi cabeza,  ¿qué es lo que quiero como dominante?

Muchos de  los sumisos con los que hablo, siempre terminan preguntándome esto, y la verdad, es que me cuesta mucho responderlo, no porque no tenga claro lo que quiero, que a veces no es tan claro,  si no porque quiero muchas cosas jajaja.

En mis búsquedas por internet,  encontré un post bastante interesante, que  solo por mínimos detalles, corresponde a lo que yo quiero y lo que muchas mujeres dominantes  queremos. La página se encuentra en inglés,  yo lo he traducido y agregado algunos ideas mías.  el original por sí tienen dudas lo pueden encontrar what-do-dominant-women-want.

Esta no es una lista completa de todo lo que las mujeres dominantes quieren.  Este es un punto de partida que ilustra algunos de los temas que podrían aplicarse a una mujer dominante.

Las pequeñas cosas sí importan.

Él se siente atraído por mí, por lo que soy yo, no cualquier mujer dominante. Añade un toque personal a nuestras interacciones. Me gusta la forma en que presta atención a mis debilidades personales. Esos pequeños detalles de llamarme como sabe que me gusta, o de lamer mis botas o tacones de la manera que él sabe que me gusta ó el simple hecho, que si sabe que me gusta el té y aprender a servirlo como me gusta.

Él deja claro lo importante que soy para él.

Se hace espacio en su agenda para mí. Él hace las pequeñas cosas que me muestre que ha estado pensando en mí cuando no estamos juntos, como escribirme cartas o comprarme regalitos. Él me hace sentir como si él me quiere por lo que dice y cómo actúa. Al mismo tiempo, que no asume que esto de alguna manera le da derecho a mi tiempo, energía, el deseo, o el cuerpo. (aunque sabe que dentro de mi tiene un pedacito de mi corazón).

No tiene que preguntarse si quiere estar aquí.

Él dice que por favor y gracias. Él es claro y honesto en sus fronteras. Él dice que no, o  de otro modo expresa sus límites. “Bueno, estoy feliz de ir de compras contigo, pero tengo que salir a las 16:00”, o “Estoy feliz de ser derrotado, pero no quiero hacer CBT  para jugar hoy”. Él no pretende que no le tienen límites.

No confunde la fantasía de la sumisión a la realidad de su presentación.

Él tiene una vida, una carrera, amigos y aficiones. Él es una persona, con una personalidad fuera de ser un sumiso. Kink no es la única cosa que nos vincula en esta relación. Podemos relacionarnos como iguales y amigos cuando no estamos en una escena. (24/7 es una posibilidad, pero no debe ser la norma cuando por primera vez empezan a jugar con alguien.) Tenemos cosas en común fuera de la mazmorra. Podemos tener una conversación, podemos ir a un concierto, y tenemos amigos en común.

Cuando él me sirve, él realmente me sirve a mí en vez de sus propias fantasías.

Si él hace recados para mí, y lo hace bien y de la  mejor  manera que le permite sus habilidades. Él no se ofrece a hacer recados para mí sólo para llamar mi atención, y él no se mete conmigo a propósito para “castigarlo”. Él es bueno en lo que hace, sobre todo cuando está haciendo  un favor para mí. Así mismo, no lo utiliza como moneda de cambio, o como una oportunidad para el trueque, para el sexo.

Yo no soy su pequeño y sucio secreto.

Kink no es su pequeño y sucio secreto. Él no debería estar avergonzado de su presentación. Yo puedo respetar el hecho de que él no quiera reconocerlo o presentarle así en cada situación, pero no puedo jugar con alguien que piensa que nuestra relación es algo malo, vergonzoso o terrible. Si él trata a sus deseos para el retorcimiento como algo malo o vergonzoso,  ¿ entonces piensa que mis deseos son igual de vergonzosos?

Él entiende que tengo muchas facetas.

No asume que porque hice algo con alguien más, lo haré con él. Él entiende que tengo muchas aficiones, intereses académicos y fantasías, y respeta que es parte de mi vida, y que nunca es la suma total de mi vida.

Su sumisión es personalmente importante.

Él no piensa  que ser sumiso significa ser alguien distinto a quien es él. Así como quiero ser vista como una persona y no como una mujer dominante genérica, quiero que su sumisión  refleje la persona que es él, y no un hombre sumiso genérico. Quiero que este presente, no una figura de cartón como persona. Quiero su sumisión sea personalmente significativa, no sólo un copia  de un video pornográfico.